Hola usuario, puedes conectarte o crear una cuenta

Artículo

El nutritivo romanesco, arte vegetal en nuestro plato

El romanesco (Brassica oleracea ) es un vegetal único, de belleza hipnótica, que no deja indiferente a nadie. Tras su inquietante apariencia se esconde un alimento con importantes propiedades nutricionales.

Resultante de una hibridación natural entre el brocoli y la coliflor, el romanesco fue documentado por primera vez en Italia, en el siglo XVI. Conserva la misma apariencia desde hace siglos. Precisamente ha sido su apariencia externa la que ha llevado a muchos a bromear sobre su origen, ya que parece una verdura sembrada por alienígenas.
Las inflorescencias que forman el romanesco son una representación natural de la secuencia de Fibonacci: cada inflorescencia es una versión más pequeña de la yema entera, mostrando así estructuras que son versiones más pequeñas de sí mismo. Este comportamiento fractal se ve claramente cuando lo observas de cerca.

 

 

PROPIEDADES DEL ROMANESCO

Una taza de romanesco sólo contiene 25 calorías, pero sí muchos minerales y vitaminas, entre las que destacan las vitaminas C y K. Asimismo contiene ácido fólico (también conocida como vitamina B9) necesaria para la formación de proteínas estructurales y de hemoglobina y especialmente necesaria si planeas quedarte embarazada.También contiene magnesio, potasio, fósforo, vitamina A, manganeso y proteínas que fortalecen los músculos y mantienen nuestro nivel de energía.

  • Regula los niveles de azúcar en sangre
  • Mejora la circulación y baja la presión arterial
  • Debido a su alto contenido en calcio, favorece la salud ósea
  • Antiinflamatorio
  • Mejora el sistema inmune
  • Previene el cáncer: dado que el romanesco pertenece a la familia de las crucíferas, comparte con ellas su acción quimiopreventiva.

     

    Particularmente se ha descubierto que la Brasicca oleraceae (romanesco) contiene sustancias que pueden inhibir marcadamente el crecimiento de las células tumorales. El efecto del jugo de romanesco mostró una actividad preferencial contra las células del cáncer de mama en comparación con otras líneas celulares de mamíferos que se han investigado. Pincha aquí para acceder al estudio

Otro estudio nos habla sobre los isotiocianatos (ITC) presentes en las crucíferas. Dicho estudio analiza las cantidades presentes en los extractos vegetales de las mismas y su efecto potencial sobre la inducción a la apoptosis en la línea celular de cáncer colorrectal. Se constató que las variedades de Brassica oleraceae son fuentes ricas en isotiacianatos que inhiben el crecimiento de las células del cáncer de colon al inducir la apoptosis (muerte celular programada). Pincha aquí para acceder al estudio

 

CÓMO CONSUMIR EL ROMANESCO

Se prepara igual que una coliflor o un brócoli, aunque lo mejor siempre es cocinarlo al vapor (pierde menos propiedades) y saltearlo con dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra, unas láminas de ajo tostado y una pizca de pimentón.

 

Generalmente es un alimento bien tolerado por los estómagos más sensibles ya que es más digestivo que la coliflor. Debido a su alto contenido en pectinas es ideal para la preparación de cremas.

Comentarios:


Compartir:

Más en Nutrición:

¿Realmente la avena tiene gluten?
30 de Septiembre, 2017
Deliciosas filloas sin gluten
30 de Enero, 2016